Encuadernación editorial

Vanguardista, clásica, natural… la encuadernación hoy en día, según los materiales empleados y las diferentes técnicas disponibles, abre un extenso abanico de opciones para que los profesionales escojan según los atributos visuales, la durabilidad y los costes de sus piezas.

Tipos de Encuadernación editorial

  • Encuadernación rústica o tapa blanda Minke

    Encuadernación rústica o tapa blanda

    Este tipo de encuadernación tiene dos variantes: fresada y cosida. La rústica fresada es el proceso en el que las páginas una vez alzadas por orden se fresan por el lomo y se encolan para después en bloque quedar adheridas a su cubierta.

    Si en vez de hojas sueltas se cosen los pliegos entre sí para después encolar su lomo y pegarlos a la cubierta hablaríamos de rústica cosida.

  • Encuadernación tapa dura o cartoné

    Encuadernación tapa dura o cartoné

    Método de encuadernación con los pliegos cosidos o fresados cuyas tapas de cartón están forradas por tela, papel, piel o polipiel. Su durabilidad y resistencia son superiores a la encuadernación en rústica.

  • Encuadernación editorial cosido singer o zapatero Minke

    Encuadernación cosido Singer

    Encuadernación con puntadas cuyo cosido puede ser lateral, en caso de ser hojas sueltas, o al lomo para los pliegos.

  • Encuadernación grapa omega Minke

    Encuadernación cosido con grapa

    Solución dinámica para catálogos, revistas y folletos. Además de la grapa convencional existe la grapa omega (Ω) que permite archivar el elemento en una carpeta.

  • Encuadernación Wire-O Minke

    Encuadernación wire-o

    Encuadernación por medio de una doble espiral colocada al margen del lomo.

    Entre sus bondades está el hecho de que permite abrir por completo sus páginas y resulta recomendable para piezas de mucho uso que no quieran renunciar a su valor estético.